Hasta para copiar hay que ser original

copyright

Uno de los modelos de aprendizaje del ser humano estudiados a lo largo de la historia, es el de la imitación. Todos sabemos eso de que “los niños imitan todo aquello que ven” y bien es cierto como a lo largo de la vida, la mayoría de nosotros acaba pareciéndose cada día más a sus progenitores.

Si hablamos de aprender, el copiar no está mal visto, pero ¿y si hablamos de crear?, aquí ya entra en juego el término “original” ya que según parece, si copiamos anulamos toda la originalidad o creatividad posible en nuestra obra.

Y digo yo, ¡en esta vida, hasta para copiar hay que ser original! o como decía Albert Einstein: “El secreto de la creatividad es saber cómo esconder tus fuentes”.

Algo que no han sabido hacer los “imitadores” de esta serie de carteles que un grupo de Flickr nos muestra:

http://www.flickr.com/photos/24140210@N05/sets/72157607329841191/