Migrar una web sin perder posicionamiento: factores a considerar

Migrar una web sin perder posicionamiento ¿es posible?

La migración de un dominio web es uno de los mayores quebraderos de cabeza a nivel técnico dentro del posicionamiento web. Durante el proceso de migración nos exponemos a la pérdida de posiciones en los rankings, principalmente debido a errores en la redirección hacia las nuevas URLs.

Por ello, antes de migrar una web a un nuevo dominio debemos considerar si es la opción adecuada y necesaria para el caso en cuestión. De hecho, hay ocasiones en las que es inevitable realizar una redirección web.

Migrar una web sin perder posiciones en google

Casos típicos de migración de web.

  • El replanteamiento de la marca / compañía.

Un caso habitual que puede ocasionar la migración de un dominio web hacia otro nuevo, es cuando una empresa o marca cambian de denominación por cualquier motivo. Esto conlleva en muchos casos la necesidad de establecer un nuevo dominio web basado en la nueva denominación de la empresa.

 

  • Una migración que genera repercusión y enlaces.

Otro de los factores que puede originar la necesidad de migrar un dominio web hacia otro, es aprovechar la autoridad del nuevo dominio o bien su potencial como generador de enlaces por tratarse de un domino de interés entre nuestro público objetivo.

 

  • Cuando implementamos un certificado de seguridad SSL (HTTPS)

Este es el caso más habitual que podemos encontrar en la actualidad para llevar a cabo una redirección del dominio. La implementación de un certificado de seguridad SSL en nuestra web, hace indispensable la redirección del dominio Http al nuevo dominio con Https.

 

En cualquiera de los casos anteriores, a la hora de realizar este tipo de migraciones nuestro posicionamiento online se ve afectado. Para contrarrestar o minimizar los posibles efectos negativos de la migración de una web, os traemos una serie de consejos prácticos a continuación.

 

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de realizar la migración de una web?

  1. Realizar pruebas y cambios en entorno local y controlado.

Antes de llevar a cabo los cambios en nuestra web online, lo recomendable es realizar pruebas en un entorno local controlado. De esta forma podemos evitar problemas inesperados o la indexación de contenidos erróneos.

 

  1. Planificar la migración de la web.

Es importante realizar una migración progresiva y planificada de la web, considerando la estacionalidad y periodos de menor actividad en la misma. De esta forma, conseguiremos reducir el impacto de la migración a la vez que nos permite detectar problemas a tiempo.

 

  1. Explorar / crawlear en profundidad las URLs de la web antes de la migración.

Esto es una medida muy importante de cara a conocer todas las URLs de nuestra web y definir las redirecciones pertinentes.

Un punto importante que no podemos olvidar en este proceso es detectar la existencia de páginas huérfanas que hayan podido escapar al procedimiento de crawleo.

Una vez exploradas las URLs de nuestra web, será de gran utilidad contar con un documento recopilatorio con las URLs actuales y las nuevas URLs a las que van a ser redirigidas. Esto nos ayuda a tener una visión general de la migración de URLs y detectar posibles fallos en las redirecciones.

 

  1. URLs canónicas, ¡que no se queden atrás!

Es muy importante el uso de URLs canónicas de cara a efectuar la migración de nuestra web. Debemos comprobar de forma expresa que las URLs canónicas definidas en cada página coinciden con las nuevas URL.

 

  1. GENERAR Nuevos Sitemaps.

Regenerar nuevos sitemaps en base al nuevo dominio y su estrcutura de URLs, de forma que facilitemos el indexado durante la migración de la web.

 

  1. Realización de redirecciones.

Una vez sepamos qué URLs tenemos y a dónde deben redirigir, el siguiente paso es llevar a cabo las redirecciones pertinentes. Para ello podemos llevarlas a cabo desde nuestro fichero .htaccess (en el caso de servidor web Apache).

Mediante el uso de expresiones regulares podremos llevar a cabo la redirección de forma relativamente sencilla para múltiples URLs, sin embargo, muchas otras URLs pueden requerir definir una redirección específica.

Por ejemplo, en el caso de una migración de HTTP a HTTPS mediante expresiones regulares, introducimos el siguiente código en nuestro fichero .htaccess:

RewriteEngine On

RewriteCond %{HTTPS} off

RewriteRule ^(.*)$ https://%{HTTP_HOST}%{REQUEST_URI} [L,R=301]

En el caso de que necesitemos redireccionar una URL concreta de la web podríamos hacerlo con el siguiente código:

Redirect 301 /nombre-pagina https://www.nuevodominio.com/nombre-pagina

Por supuesto, debemos comprobar que estas redirecciones específicas no entran en conflicto con las redirecciones efectuadas mediante las expresiones regulares.

 

  1. Eliminando páginas antiguas no deseadas.

Identificar y migrar páginas a eliminar. Durante la migración NO es recomendable eliminar páginas. Para llevar a cabo la eliminación de páginas no deseadas es importante hacerlo siguiendo los siguientes pasos:

  • Listar todas las páginas a eliminar.
  • No redireccionar las páginas a eliminar al nuevo sitio.
  • Eliminar cualquier enlace existente desde dichas páginas.
  • Eliminar estas páginas de la antigua web y redireccionarlas hacia una página 404.
  • Si existe una página de reemplazo para las páginas a eliminar, debemos efectuar la redirección pertinente hacia el nuevo sitio.
  • Es importante no redirigir las páginas eliminadas a la página de inicio, lo cual será detectado como un error 404 “blando” (soft). Si no existe un reemplazo para las URLs a eliminar, estas deben redirigir a 404, lo cual se considera error sólo si se enlaza a dichas páginas.

 

  1. Reconfiguración de la analítica web.

Asegúrate de re-configurar el seguimiento del nuevo dominio desde Google Analytics o cualquier otro software que emplees para la analítica de tu web. De esta forma no perderemos datos de analítica durante la migración y podremos observar los cambios ocurridos durante la misma.

 

  1. Configura de Google Search Console.

Revisa el estado y la configuración del nuevo sitio en Google Search Console. Asegúrate de contar con todas las versiones de tu sitio: http, https, con www y sin www. Por supuesto, no olvides de comunicar a Google cuál es la versión preferida del sitio.

 

  1. Actualiza enlaces en campañas, RRSS y medios.

Es muy importante actualizar tus enlaces de destino en las campañas SEM, así como otras plataformas (RRSS) y sitios de mayor autoridad que enlazan al sitio antiguo.

 

Conclusiones sobre la migración de una web.

Migrar una web sin perder posicionamiento es una tarea que requiere un análisis en profundidad de nuestro sitio, así como un proceso meticulosos en la realización de los cambios. Como habéis podido observar, son muchos los factores que contribuyen para conseguir una migración exitosa.

Aún desempeñando cada punto mencionado, una migración web suele afectar al posicionamiento casi de manera inevitable. No obstante, cuanto mejor se realice la migración, antes nos recuperaremos del impacto sufrido en los rankings de las SERPs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *